4.6
(78)

Condropatía o Condromalacia Rotuliana.

Dolor de rodilla por condropatía rotuliana

Tiempo de lectura estimado: 21 minutos

Si algo es lo que tienen en común los pacientes con Condropatía Rotuliana, es la frustración y la incertidumbre a la que se encuentran.

Si estás por aquí es porque seguramente te sientas así, frustrada y sin saber qué hacer.

Vamos a poner sobre la mesa y analizar la Condropatía o Condromalacia Rotuliana para iniciar la solución a tu dolor.

Así que coge papel, boli y una taza de café, que hoy vas a aprenderlo todo sobre esta lesión.

¡Ah! Y quédate hasta el final porque tendrás unos ejercicios con los que podrás iniciar tu tratamiento.

Recuerda, que al final de la página, puedes dejar tus dudas para que pueda contestarte y ayudarte.

¿Qué es la Condropatía o Condromalacia Rotuliana?

Condropatía Rotuliana, Condromalacia Rotuliana o Síndrome de Dolor Femoropatelar Anterior.

Diferentes nombres para una misma lesión.

Verás que en este artículo nos vamos a referir indistintamente a lo que te ocurre con los tres términos, esto será para facilitar la lectura.

Ten en cuenta que el mejor término a usar sería el de Síndrome de Dolor Femoropatelar Anterior.

Te explico,

Lo que ocurre es que las últimas investigaciones sobre la Condropatía Rotuliana nos ha puesto patas arriba el conocimiento que teníamos sobre esta lesión.

Pensábamos que era exclusivamente una lesión del cartílago que hay entre la rótula y el fémur y que esta lesión causaba dolor.

Por lo que nos encontrábamos con un mal o daño (-malacia) en el cartílago (condro-), Condromalacia Rotuliana.

Hasta aquí todo bien.

Pero es que, como te decía, en las últimas investigaciones encontramos que este dolor no se produce exclusivamente si hay lesión en el cartílago y que ni mucho menos todos los pacientes con el cartílago dañado presentan dolor.

Tenemos que recordar que el cartílago no tiene elementos nerviosos, es decir, no tiene receptores. Esto lo trataremos más adelante.

Entonces, como verás, no podemos hacer una relación exclusivamente causal o directa.

Tenemos que ser más cuidadosos en el uso del término para referirnos a ella, así que es mejor que usemos el término Síndrome de dolor Femoropatelar en lugar de Condropatía o Condromalacia Rotuliana, aunque aquí, en este artículo usaremos todos los términos indistintamente.

La Parte Positiva.

Puede que estés pensando que si ya tenías suficiente con el dolor, ahora resulta que los expertos no saben 100% por qué duele.

Bueno, esto es positivo, piensa que aunque tengas esa condropatía de grado 3 o 4, hay posibilidad de reeducar la rodilla y de mejorar el dolor, sabemos que no hay una relación imperiosa entre esa destruccón del cartílago y de tu dolor.

Se abre la posibilidad a mejorar los otros factores ajenos al cartílago para poder mejorar tu dolor.

Así que pese a lo que puedas pensar, son buenas noticias, hay opciones,

¡VAMOS A POR ELLAS!

El viaje del paciente con Condropatía Rotuliana.

Como te decía antes, es posible que estés bastante frustrado o frustrada.

Y es que no falla, la mayoría de los casos con Condromalacia Rotuliana sigue el mismo patrón, quizás te puedas sentir identificado/a.

Eres una persona activa de mediana edad (aunque se da a todas las edades), un día empieza a dolerte la rodilla de manera leve, sin más.

Piensas que se va a pasar tu dolor en unos días pero no ocurre, vas al médico, te hace una Resonancia Magnética y, ¡Bingo!

Diagnóstico de Condropatía Rotuliana.

Te recomiendan que dejes de subir escaleras, de hacer deporte y de hacer esfuerzos,

¡tienes el cartílago roto! ¿qué vas a hacer sino?

Así que tú, haciendo caso a los profesionales que te asisten, dejas de hacer deporte, coges el ascensor siempre que puedes y el dolor, en lugar de mejorar, empeora.

No sabes qué hacer, la medicación no ayuda y menos el cartílago de tiburón que te han recetado.

¡Pruebas con algún ejercicio pero es que duele más!

Te preguntas que por qué a ti, y que va a ser de tu vida en los próximos años, ya has aprendido lo que significan las siglas PTR.

Prótesis Total de Rodilla.

¿Dónde nos hemos desviado?

Si este ha sido tu camino hasta llegar con este artículo, calma, vamos a rebobinar y ha realizar un buen tratamiento de Fisioterapia para mejorar el dolor.

Ha habido un momento en el que no hemos hecho las cosas bien, no es tu culpa, pero quizás alguna recomendación que recibiste no fue del todo adecuada.

El problema ha estado en dejar de hacer actividad física, en dejar de hacer ejercicios o no enfocar el tratamiento a fortalecer la rodilla.

El problema ha sido en pensar que en tu dolor, el cartílago en sí tiene exclusivamente el papel protagonista y nos hemos olvidado de las demás estructuras que participan en el movimiento de la rodilla.

¿Ha sido ese tu caso?

Puedes dejármelo en los comentarios más abajo, por favor, cuéntame tu experiencia.

Grados de Condromalacia Rotuliana.

Como sabrás, la Condromalacia Rotuliana tiene diferentes grados.

Estos grados los vemos en las pruebas por imagen como las Resonancias Magnéticas o las Radiografías, según el grado de degeneración del cartílago serán divididas en varios grupos.

Como te comentaba antes el dolor o pérdida de funcionalidad con la Condromalacia Rotuliana no está relacionada con el grado de lesión en el cartílago.

Así que estos grados indican exclusivamente el estado del cartílago y no el estado de la lesión o de la persona.

Quizás deberíamos reorientar esta clasificación a una de disfuncionalidad, sería más útil para describir la Condropatía o Condromalacia Rotuliana.

Te explico, hay casos en las que vemos una persona con grado 2 con una gran discapacidad, el dolor impide realizar actividades del día a día y la situación es crítica.

También hay otros casos en los que observamos un grado 4 que no tiene dolor, apenas una molestia al hacer una caminata larga.

Ahora te pregunto, ¿que persona tiene un estadio de la lesión más avanzada?

La lógica nos diría que la persona con más dolor sería la que un grado mayor debería tener, pero no es así, el cartílago de la que tiene menos está «peor» por lo que es quién recibe esta graduación.

Verás por ahí que habrá listas en las que depende del grado dicen que hay más o menos dolor, están equivocados, no es posible determinarlo.

Y con esto quiero ser muy crítico ya que muchas veces, este tipo de clasificación añade más es más presión e incertidumbre a los pacientes. Es una clasificación de poca utilidad para el paciente.

Así que si tienes un grado y piensas que no concuerda con tu dolor, tranquilidad, no pasa nada, no es obligatorio que coincida.

¿Qué te quiero decir con esto?

Lo que te quiero transmitir es que no te quedes únicamente con el Grado que dice tu informe, no importa. Lo importante es el cómo estás, el dolor que tienes y el impacto en el día a día.

El objetivo es que estés bien, sin dolor y moviéndote como quieras. El objetivo no es reparar el cartílago, además, no será posible y recordemos que el cartílago no tiene «nervios».

Dicho esto, vemos los grados de afectación del cartílago.

  • Grado 1: Pequeño edema en el cartílago, se dice que está «reblandecido».
  • Grado 2: La superficie del cartílago está alterada, erosionada.
  • Grado 3: Existen fisuras y hendiduras a capas más profundas.
  • Grado 4: Hay ulceración en el cartílago, las hendiduras son aún más profundas.
  • Grado 5: Vemos que ya se ha perdido el cartílago y se ha hecho callo en el hueso que hay debajo.

Solo de leerlo ya duele la rodilla ¿no?

Recordemos: no hay relación entre nivel de dolor y cantidad de cartílago roto.

¿Cómo se diagnostica la Condromalacia Rotuliana?

El diagnóstico de la Condromalacia Rotuliana se realiza con entrevista clínica, tests ortopédicos y pruebas por imagen.

Las características y la localización del dolor ya indicarían a tu traumatólogo o fisioterapeuta de lo que puede estar ocurriendo.

Iniciará el diagnóstico con tests exploratorios,

Test de Zohlen, se trata de limitar el movimiento superior de la rótula al realizar una contracción isométrica del cuádriceps. Cuando se produce dolor, el test será positivo.

Test de Smillie o de aprehensión, se trata de llevar la rótula hacia lateral intentando «luxarla» del canal troclear del fémur. El paciente, si es positivo, responde con retirada o tiene imposibilidad de realizar flexión de rodilla.

Una vez que tu médico o tu Fisioterapeuta sospecha de que puedes una Condromalacia o Condropatía, se podrán pedir pruebas por imagen.

Las mejores para observar una Condropatía o Condromalacia son las Resonancias Magnéticas o Radiografías.

En la Resonancia Magnética podremos ver el cartílago y en las radiografías se podrá ver la disminución de separación entre la rótula y el fémur.

Captura de Pantalla 2023 01 08 a las 19.18.49
Condropatía Rotuliana Grado 2-3.

¿Por qué duele la Condropatía Rotuliana?

A estas alturas, esta pregunta deberías estar rondando en tu cabeza.

Vale, Enric, ¿pero por qué me duele? ¿y qué es eso de que no hay nervios en el cartílago?

Bueno, algo que hemos tratado del principio es que ha habido un cambio de nomenclatura en esta lesión, de llamarle Condropatía o Condromalacia (problema en el cartílago) a Síndrome de Dolor Femoropatelar Anterior.

Esto, ha sido debido a que el cartílago no tiene elementos nerviosos, no tiene receptores que pueden identificar un problema en el cartílago y enviar una señal que será procesada como dolor.

Si quieres más información sobre el dolor en el cartílago y la NO PRESENCIA DE NERVIOS EN ÉL puedes verla aquí.

Ahora bien, en la rodilla, no todo es cartílago, tenemos otras estructuras que sí que están inervadas como puede ser la cápsula articular, los ligamentos, tendones, meniscos, médula ósea, periostio y membrana sinovial.

Sí que se ha observado que el cartílago, al lesionarse, puede liberar sustancias que irriten las otras estructuras y provoquen inflamación.

Quizás, el dolor proviene de la irritación del Periostio Rotuliana o de la membrana sinovial.

Factores de Riesgo de la Condropatía o Condromalacia Rotuliana.

Si bien no sabemos exactamente de dónde viene el dolor, sabemos que hay factores de riesgo que conllevan que aparezca el Síndrome de Dolor Femoropatelar Anterior.

Vamos con ellos.

Forma de la Rótula en su parte posterior.

La forma de la parte posterior de la rótula debe tener una forma de V que se encaja con la tróclea femoral, esta parte se llama Surco Intercondíleo.

Según la forma de estas dos superficies puede haber desplazamientos de la rótula hacia lateral o medial, y eso (según el enfoque más biomecánico), puede comprometer una lesión de cartílago debido a una distribución ineficiente de fuerzas.

Sedentarismo y/o Falta de Fuerza.

Algo está claro, y es que la Condropatía o Condromalacia Rotuliana empeora si no fortalecemos el cuádriceps en particular y la musculatura de toda la pierna en general.

Por eso, en el tratamiento será clave los ejercicios.

Si necesitas un programa de ejercicios para tratar la Condropatía Rotuliana, nuestros Fisioterapeutas en Madrid y nuestros Fisioterapeutas en Barcelona podrán ayudarte.

El sedentarismo implica una pérdida de actividad y pérdida de musculatura, así que será algo que empeorará tu dolor de rodilla.

¡Toma acción!

Uso Excesivo.

Aquí debemos dejar claro que este concepto ha sido mal entendido.

Te explico, no es por el uso excesivo en sí, si no que puede ser que si no estás preparado o preparada para realizar una actividad específica, puede ser que esa propia actividad favorezca la aparición de la lesión o la empeore.

Si tienes capacidad de un 6 sobre 10 y realizas una actividad de 8 sobre 10, es normal que se irrite y te duela, has hecho un «uso excesivo».

Tienes dos opciones, o pasas y no haces esa actividad o fortaleces y te preparas para esa exigencia de 8 sobre 10 o más.

Creo que ya sabes intuyes cuál es la mejor opción.

Sobrepeso u Obesidad.

Siguiendo con lo que comentamos en el apartado anterior, si tenemos un peso elevado y no una musculatura capaz de soportar esa exigencia, tendremos los ingredientes para el empeoramiento del dolor.

Solución, bajar peso, así quitamos carga y esfuerzo a la vez que aumentamos las capacidades de la rodilla.

También deberíamos hablar sobre los factores metabólicos e inflamatorios de la obesidad, pero ese es otro tema.

Mal Entrenamiento, Técnica o Programación.

Seguimos con el mismo concepto, un mal entrenamiento ya sea en la técnica o en la programación puede crear unas demandas a tu rodilla para las que no está adaptada. Esto provocará dolor.

Rótula Alta.

Antes comentábamos que uno de los factores riesgo de la Condropatía o Condromalacia era el hecho de tener una forma inadecuada en la cara posterior de la rótula.

Aquí observamos que pese a que la forma sea correcta, si la rótula se encuentra elevada, habrá una falta de congruencia entre superficies articulares que puede provocar dolor.

Ésto es tratable, y es que hay la posibilidad de ir adaptando esta rótula aunque la congruencia no sea la ideal para que así esté adaptada a estas presiones.

Ángulo Q.

Un Angulo Q aumentado es también un factor de riesgo.

Esto es debido a que desplazará la rótula hacia exterior, provocando una irritación bajo el concepto que comentábamos, es decir, que aumenta la carga en una zona no adaptada a ella.

El ángulo Q debería ser de alrededor de 15º, es mayor en mujeres que en hombres y se observa al tirar una línea entre el fémur y la tibia.

Cuando es muy elevado, una opción de tratamiento es la Osteotomía.

Angulo Q

Pie Pronado.

Un pie Pronado puede ser un factor de desplazamiento de la rodilla hacia medial.

Encontramos pues, que se provocará un cambio biomecánico que puede ser factor de riesgo en Condropatías.

Falta de Flexión Dorsal de Tobillo.

Lo consideraría uno de los Factores de riesgo más importantes o habituales en la Condropatía, y es que la mayoría de pacientes con Condropatía presentan esta disminución.

Una disminución de la Flexión Dorsal de Tobillo provocará un amento del dolor anterior de Rodilla.

En nuestra Clínica de Fisioterapia en Madrid y en nuestra Clínica de Fisioterapia en Barcelona, realizaremos antes del tratamiento un estudio de todos los factores de riesgo. Consideramos que es clave para encontrar el éxito.

Convivir con Condromalacia Rotuliana.

Para muchos pacientes y quizás para ti también, la vida ha cambiado desde la aparición de la Condromalacia.

Supone dejar de realizar actividades y organizar tu vida en función del dolor de tu rodilla.

La solución o el mejor tratamiento es volver a realizar un cambio, orientar tus actividades y tu día a día al proceso de recuperación en un primer momento y posteriormente a el proceso de mantenimiento.

Pues es importante siempre mantener los ejercicios y evitar el sedentarismo para mantener a raya al dolor.

Integrar los ejercicios y la actividad física como algo habitual e imprescindible en nuestra vida, así como lo es el comer o el dormir.

Tratamiento de Fisioterapia en Barcelona de la Condromalacia o Condropatía Rotuliana.

El tratamiento de Fisioterapia es sencillo.

Primeramente hay que analizar los factores del día a día que han llevado a la aparición del dolor.

Saber si ha sido progresivo o de un día para otro y conocer cuáles fueron los sucesos que desencadenaron el dolor si los ha habido.

Después, es importante observar los factores de riesgo, tanto mecánicos como conductuales o metabólicos.

Una vez tenemos todas las cartas sobre la mesa, hay que diseñar y aplicar el Tratamiento de la Condropatía.

Tratamiento de Fisioterapia en Madrid de la Condromalacia o Condropatía Rotuliana.

En nuestra Clínica de Fisioterapia en Barcelona y en nuestra Clínica de Fisioterapia en Madrid, realizamos el tratamiento de la Condropatía basándonos en explicación al paciente, terapia manual y ejercicios.

También nos acompañamos de técnicas como vendajes en rodilla de tipo McConnell, vendajes en el pie para modificar la pisada, Neuromodulación, Punción seca o Radiofrecuencia.

La parte más importante del tratamiento será el diseño del programa de ejercicios y la gestión de las cargas.

Pues aquí es dónde reside la dificultad del tratamiento, encontrar las cargas adecuadas que generen estímulo suficiente para iniciar los procesos de adaptación del tejido pero que no sean lo suficientemente elevadas para provocar irritación o dolor.

Nuestros Fisioterapeutas son Expertos en ello, así que no tendrás que preocuparte por nada.

Cirugía de la Condromalacia Rotuliana.

Existen varias propuestas para el tratamiento quirúrgico de la Condropatía, dependerá de cada caso para elegir un tipo de cirugía u otra.

Podemos encontrar que si el problema es por un valgo excesivo, puede ser necesario incluso realizar una Osteotomía de Tibia.

También es posible modificar mediante cirugía la alineación del tendón rotuliano para así desplazar la posición de la rótula. Esto se realiza mediante un cambio de inserción del tendón o modificando los alerones rotulianos.

Por último, una de las opciones más habituales es el desbridamiento del cartílago mediante artroscopia.

Se entra dentro de la rodilla mediante pequeños puntos para poder limpiar las zonas del cartílago que están dañadas, en estas cirugías a veces se aprovecha y se realiza también la alineación del tendón cortando el retináculo lateral externo de la rótula.

Deporte y Condropatía Rotuliana.

Me gustaría hacer incapié en que a la condropatía o condromalacia era mejor llamarla Síndrome de Dolor Femoropatelar, el motivo es que el dolor no lo podíamos relacionar intrínsecamente con la pérdida de cartílago.

También sabemos que el componente mecánico, de uso de la articulación, no supone tampoco un motivo para provocar la degeneración del cartílago.

Esto es así ya que el cuerpo es un organismo biomecánico y no mecánico, es decir, que tiene procesos de adaptación y de regulación de sí mismo.

Entonces, si no podemos relacionar (al menos en investigaciones) el movimiento o el uso con la destrucción de cartílago ni la destrucción de cartílago con el dolor, no podemos relacionar el deporte con el empeoramiento de la condropatía o condromalacia rotuliana.

Quizás el componente genético o metabólico tiene algo más que ver.

Cuando vamos a buscar el tratamiento (como ya hemos visto anteriormente), vemos que el deporte, a la actividad física y el mantenerse activo, mejora la condropatía

Así que, la respuesta sería que NO, no va a ir a más.

Pero el hecho de realizar deporte quizás provoca un aumento de la actividad para la cual la rodilla aún no está adaptada, y esto podría provocar algo dolor.

Así que deberíamos realizar deporte, pero siendo muy cuidadosos y respetuosos con la adaptación y con la carga que le damos a la rodilla, intentando que sea progresivamente y así respetando el dolor.

Ejercicios para la Condromalacia Rotuliana.

Si quieres una pequeña propuesta de ejercicios para la Condropatía Rotuliana, puedes encontrarlos al final del siguiente video.

Resumiendo, los ejercicios serán aquellos en los que ganemos fuerza de cuádriceps, glúteo y pie.

  • Puente Glúteo.
  • Zancada
  • Elevación al cajón manteniendo arco del pie.

Mi opinión como Fisioterapeuta Experto en Condropatía o Condromalacia Rotuliana.

Personalmente me encuentro con que esta lesión es compleja debido a varios factores.

En la Condropatía, los primeros consejos que reciben los pacientes son los de dejar de realizar deporte e intentar evitar el uso de las rodillas.

Esto genera patrones de evitación, miedo, frustración y pérdida de masa muscular que generarán más dolor y nos alejarán de la solución al problema.

En el momento de afrontar el tratamiento de Fisioterapia, tenemos que «luchar» contra estas recomendaciones sin sentido que han recibido de profesionales anteriormente y complica más el trabajo hacia la resolución.

En mi opinión, ya que el cartílago en principio no produce el dolor, éste debe venir de una irritación capsular o de la membrana sinovial.

Los componentes biomecánicos así como la pérdida de peso y los factores relacionados con la inflamación como la alimentación, el estrés y la actividad física son claves en los casos más complicados.

La clave del éxito serán los ejercicios y un cambio de mentalidad enfocada a ellos y a disminuir el sedentarismo. Así como la paciencia y la aceptación de los altibajos que aparecerán en el camino.

Preguntas más comunes sobre Condromalacia o Condropatía Rotuliana.

¿Cómo se cura la Condropatía Rotuliana?

La Condropatía Rotuliana no se cura, el cartílago no se regenera.

El problema lo encontramos en la presencia de dolor y eso SÍ que tiene Tratamiento, por ejemplo con Fisioterapia.

¿Cómo aliviar la Condropatía Rotuliana?

Para una mejora rápida del dolor, son efectivos los vendajes de tipo McConnell en la rodilla. Producen un alivio casi inmediato y tu fisioterapeuta te podrá explicar cómo hacerlo.

También son útiles los vendajes correctivos del valgo de pie.

A largo plazo los ejercicios y el fortalecimiento será la clave del Tratamiento.

¿Cómo saber si tengo Condropatía Rotuliana?

El dolor anterior de Rodilla es característica de la Condropatía Rotuliana.

Si presentas dolor en la parte anterior de la Rodilla puedes consultar con tu Fisioterapeuta o tu Médico para realizar una valoración y confirmar el diagnóstico.

¿Qué no debo hacer con una Condromalacia Rotuliana?

En principio se podría hacer todo con ligera molestia o dolor.

Por sistema no se debería prohibir hacer ninguna actividad, si bien hay que considerar cada caso en particular y adaptar las actividades.

¿Cómo prevenir la Condropatía o Condromalacia Rotuliana?

Como tal, no podemos prevenir la Condropatía, pues aún no conocemos exactamente los factores que llevan a la degeneración del cartílago.

Podemos prevenir la aparición de dolor, lo más importante para prevenir la Condropatía sería la adaptación correcta de las cargas, evitar el sobrepeso, evitar el sedentarismo y mantener una musculatura fuerte.

¿Es bueno andar para la Condromalacia?

La respuesta debería ser sí.

Pero sí que es cierto que seguramente tengas dolor cuando lo haces.

El objetivo aquí, no será dejar de caminar para que no duela, si no que será, intentar mejorar para poder caminar TODO lo que quieras sin dolor.

Mientras que mejoramos la fuerza que será el mejor tratamiento que podemos realizar, te animaría a que caminaras todo lo posible mientras que el dolor esté controlado o sea sólo una molestia en la condromalacia rotuliana.

Por ponerte una referencia, de una escala del 0 al 10, el dolor debería ser de un 4 o 5. En todo momento que tengas el dolor de tu condromalacia controlado.

Que sepas que aunque está molestando, no estás destruyendo cartílago y estás reforzando también la musculatura, es decir, que a largo plazo irá mejor. Mantenerse activo será una prioridad en la condromalacia rotuliana.

¿Puedo subir escaleras en la Condropatía Rotuliana?

rodilla con condromalacia rotuliana

La respuesta será que depende de tu dolor, si puedes subir las escaleras sin dolor, no deberías evitarlas para nada.

Y si el dolor es presente cuando las subes, mientras que trabajamos la fuerza y vamos ganándola te animaría a que subieras solo las escaleras que puedas con una ligera molestia.

Si no es posible, quizás es mejor evítalas en un primer momento, o solo afrontar las escaleras que tengan pocos o pequeños escalones.

Esto es así para que sí que hagamos un estímulo pero que no llegue a provocarnos dolor.

Evitarlas per se NO, pero intentar usarlas de manera controlada SÍ mientras que fortalecemos.

¿Hasta qué punto puede incapacitar la condropatía rotuliana?

Esta es una pregunta muy habitual, ya que muchos que tenéis el diagnóstico de condromalacia, tenéis miedo a no poder hacer cosas en un futuro o ir perdiendo cada vez más vuestra actividad.

Esto es un miedo totalmente normal, pero tenemos que saber que el hecho de dejar de hacer cosas, el reposo, el sedentarismo y la evitación de actividades y de mover la rodilla va a provocar que haya cada vez más dolor y cada vez sea más incapacitante.

En consulta, me he encontrado casos en los cuales la persona estaba muy incapacitada, no podía ni salir a caminar y el dolor era presenta tanto si caminaba como si estaba con las rodillas quietas durante mucho tiempo,

Así que sí, puede ser muy limitante, pero debemos actuar con fisioterapia para que no lo sea.

¿Se puede llegar a eliminar el dolor de condromalacia rotuliana?

La pregunta más realizada y la respuesta es que Sí, se puede llegar a eliminar el dolor en la mayoría de los casos.

Si bien es cierto, en algunos será más fácil o más difícil, más rápido o más lento, pero es una lesión que acostumbra a mejorar si se realiza el tratamiento correcto.

El trabajo diario de la persona por intentar mantenerse activa, mejorar sus hábitos y su estilo de vida y añadir ejercicios será imprescindible para esta mejoría,

Recuerda que puedes recibir visita tanto en Madrid como en Barcelona, solo tienes que pedir cita en el siguiente botón.

Fisioterapeuta en Barcelona y Madrid, Enric Gallofré

Enric Gallofré Domínguez

Fisioterapeuta y Osteópata con gran experiencia en el tratamiento de lesiones del sistema musculo esqulético y tratamiento del dolor.

Actualmente pasando consulta de Fisioterapia en Madrid y en Barcelona.

Artículos Relacionados:

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Clínica de Fisioterapia y Osteopatía Enric Gallofré, Madrid

Dirección:
C. de Cristóbal Bordiú, 35, Oficina 111, Madrid, Madrid, 28003
Teléfono: 666248843
Correo electrónico: enricgallofre@gmail.com

Clínica de Fisioteràpia i Osteopatia Enric Gallofré

Dirección:
C/ d’Ausiàs Marc, 26, DESPATX 44, Barcelona, Cataluña, 08010 , España
Teléfono: 666248843
Correo electrónico: enricgallofre@gmail.com

COLABORADORES

Fisioterapeuta en Barcelona con Radiofrecuencia
Alquiler de magnetoterapia a domicilio en Barcelona
Mejor Fisioterapeuta en Barcelona
Fisioterapeutes de Catalunya
Crema para fisioterapia en Barcelona

Deja un comentario

Call Now Button