4.7
(98)
Rotura y dolor muscular

Tipos de lesiones musculares.

Tiempo de lectura estimado: 10 minutos

Si estás por aquí, seguramente sea porque quizás tienes una lesión muscular, pero,

¿Sabes exactamente cuál tienes?

Vamos a ver las principales lesiones musculares y el nombre correcto que deberían tener.

Esto es muy importante ya que si no establecemos una nomenclatura específica para ellas, ocurrirá que podemos referirnos a una lesión con diferentes términos y generar confusión y errores de diagnóstico.

¡Así que vamos a ello!

Pero antes, comentarte que seguramente pueda interesarte también este artículo sobre las tendinitis.

También recordarte que al final de la página, puedes dejar tus dudas para que pueda contestarte y ayudarte.

Así como suscribirte a nuestra newsletter para recibir emails sobre Fisioterapia, Osteopatía y Salud en General.

¿Qué es una Lesión Muscular?

Esta es una pregunta que aunque parezca obvia, tiene un gran sentido, ¿qué consideramos como lesión muscular?

Pues consideramos una lesión muscular «aquello» que produzca dolor e interfiera en el desarrollo de la actividad deportiva, esto es importante ya que vemos que hay lesiones funcionales y estructurales

La importancia de clasificarlas correctamente.

La definición de la terminología es necesaria para el diagnóstico, el tratamiento y la investigación de patologías, síndromes y lesiones.

Y sobre todo, como es el caso que nos ocupa, en las lesiones musculares, las cuales vemos que tienen una alta incidencia en el deporte.

Por ejemplo del fútbol profesional, el 31% de las lesiones son lesiones musculares.

Vemos que en la literatura, la información en relación a la definición y clasificación de las lesiones musculares es escasa y poco clara.

Por ejemplo, el término “contractura muscular” (muscle strain) se usa con una variabilidad muy amplia y está poco definido. 

El Consenso de Munich.

Por eso se estableció el Consenso de Munich para la definición de lesiones musculares.

Para poder determinar y clasificar las lesiones musculares usando todos los mismos términos y facilitando la comunicación.

Previamente se han definido otras clasificaciones que presentaban ciertas limitaciones como la falta de subclasificaciones y esto provocaba que lesiones con diferente etiología, tratamiento y pronóstico eran incorporadas en el mismo grupo. 

La referencia del artículo es la siguiente:

Mueller-Wohlfahrt HW, Haensel L, Mithoefer K, Ekstrand J, English B, McNally S, Orchard J, van Dijk CN, Kerkhoffs GM, Schamasch P, Blottner D, Swaerd L, Goedhart E, Ueblacker P. Terminology and classification of muscle injuries in sport: the Munich consensus statement. Br J Sports Med. 2013 Apr;47(6):342-50.

Diseño sin título

¿Qué diferencia hay entre el dolor muscular y una lesión?

Como hemos comentado, esta es una cuestión importante ya que tenemos que preguntarnos si la lesión es puramente cuando el tejido está dañado o si por lo contrario, la lesión es cuando se ve modificada la función del músculo.

Al tener dolor, podemos ver modificada la función, el deportista puede cambiar su practica deportiva o incluso no poder realizarla, teniendo una gran incapacidad aunque el tejido no esté dañado.

Así que consideraremos el dolor muscular como una lesión.

Esto nos lleva a la siguiente gran clasificación,

Lesión muscular funcional vs lesión muscular estructural.

Primeramente, lo más importante es determinar si la lesión es funcional o estructural.

Esta es una de las grandes recomendaciones del estudio, determinar si la lesión es funcional, dónde no encontraríamos lesión macroscópica en una RM o ecografía.

O si la lesión es estructural, donde sí que encontraríamos está lesión macroscópica en una prueba por imagen. 

El diagnóstico de una lesión muscular.

Para el diagnóstico de la lesión muscular, se recomienda realizar una valoración de cómo ocurrió, las circunstancias, los síntomas y los problemas previos.

Seguidamente de una inspección clínica que se basa en la inspección, palpación, comparación con el lado sano y testeo de la funcionalidad de la zona lesionada.

Se recomienda también una ecografía entre las 2 y 48 horas posteriores y si se sospecha lesión estructural realizar una resonancia magnética.

La Clasificación de las lesiones musculares.

Ahora sí, vamos con la clasificación de las lesiones musculares. Vamos a ver el nombre oficial al principio y seguido de su correspondiente término más «casual».

Tipo 1A. Dolor muscular por fatiga. Tensión Muscular.

Se define como un incremento del tono muscular de forma longitudinal debido a excesos de carga, esto puede ser provocado por ejemplo por cambiar la superficie del entreno, cambios propios en la carga misma o por cambios en los patrones de entrenamiento.

Los síntomas serán dolor muscular que se incrementa si se continua con la actividad y que puede provocar dolor en reposo y en la realización del ejercicios.

El dolor muscular aquí será difuso, tolerable y limitado a los músculos específicos.

Los que suele ocurrir es que los deportistas explican que tienen tensión muscular.

Si valoramos la ecografía o la resonancia magnética, veremos que todo está correcto, no hay lesión del tejido.

Tipo 1B. Dolor posterior a la actividad física. «Las Agujetas»

Aquí encontraríamos las agujetas de toda la vida, depende de tu país se podrían llamar de una manera u otra, pero nos encontramos ante un dolor muscular generalizado que aparece después de una actividad para la que no estamos acostumbrados.

A diferencia de las Tipo 1A que son lesiones musculares localizadas y limitadas en una parte concreta del músculo, las agujetas musculares o tipo 1B son generalizadas en todo el grupo muscular.

El dolor puede estar en reposo y aparecer horas después de la actividad. Se puede observar incluso algo de edema o inflamación, limitación del rango de movimiento y dolor si realizamos una contracción muscular.

Suele mejorar si estiramos nuestros músculos y no se observaría nada en la resonancia magnética, quizás algo de edema generalizado.

Tipo 2A. Trastorno muscular relacionado con la columna vertebral.

Entramos en el segundo grupo de lesiones musculares. Ahora vemos como el dolor y aumento de tono es longitudinal y específico en una zona debido a trastornos irritativos en la columna lumbar.

El paciente tendrá dolor muscular que continúa con la actividad y que cede en reposo.

Se puede observar discreto edema entre la fascia y el músculo y a veces observaremos también sensibilidad en la fascia y reacción de defensa en el estiramiento muscular.

Las pruebas por imagen como la ecografía y la resonancia serán negativas o con aparición de edema.

Tipo 2B. Trastorno muscular relacionado con el propio músculo.

Este tipo de lesión muscular será parecida a la anterior. Observaremos una zona en la que hay aumento del tono muscular que será fruto de una disfunción del propio sistema neuromuscular, como por ejemplo la inhibición recíproca.

Podremos encontrar inflamación y aumento del tono. El dolor muscular será parecido al de una rampa, con incremento gradual de la sensación de tensión.

Los estiramientos musculares ayudarán a mejorar los síntomas. Y en las pruebas por imagen encontraremos nada o solo edema.

Tipo 3A. Rotura muscular parcial menor.

Se trata ya de una lesión estructural, con rotura de las fibras y discontinuidad entre ellas. Ahora bien, se trata de una lesión menor, con el diámetro máximo de un fascículo.

Esta ruptura muscular presentará dolor agudo, como una aguja, dolor de tipo punzante en la zona de rotura.

El deportista, habitualmente notará como un chasquido y posterior dolor en la zona de ruptura muscular.

Encontraremos que el estiramiento provocará más dolor y quizás se podría palpar al ruptura de fibras.

En la ecografía o resonancia encontraremos una discontinuidad de las fibras y hematoma intramuscular.

Tipo 3B. Rotura muscular parcial moderada.

Este tipo de lesión será igual que el anterior pero encontraríamos que la extensión de la rotura será mayor, será más que un fascículo muscular.

El paciente también notará sensación de pinchazo, como una sensación de desgarro en la zona de lesión muscular.

El dolor, posteriormente, será bien localizado y se verá incrementado al realizar un estiramiento.

La lesión muscular la observaríamos en una ecografía o en una resonancia, quizás se podría observar también una retracción de las fibras musculares así como hematoma intramuscular.

Tipo 4. Rotura Total o subtotal, muscular o tendinosa.

Aquí nos encontramos ya con la ruptura completa o casi completa.

En esta categoría entran tanto las lesiones musculares como la tendinosas en las que toda o casi toda la estructura se ha seccionado y ha perdido la continuidad.

El paciente tendrá dolor agudo en el momento de la lesión, como en la lesión muscular anterior, podrá encontrar un chasquido y posterior dolor y discapacidad.

Se podrá encontrar un hematoma, una posible hendidura al palpar las fibras, una retracción muscular y dolor con movimiento.

Por su puesto que se observará en una ecografía o en una resonancia magnética.

Contusión muscular.

Esta última lesión, se encuadra en un grupo independiente. Sería la lesión por golpe o traumatismo.

Un golpe directo en el músculo causado por una fuerza externa que provoca un hematoma y pérdida de función muscular.

El dolor será sordo, con inflamación, pérdida de capacidad de movimiento por unos instantes y habitualmente el deportista podrá volver a continuar con su deporte.

Mi opinión personal como Fisioterapeuta y Osteópata.

Como vemos, la clasificación se basa principalmente en diferenciar si la causa es por directa o indirecta, y en el caso de las indirectas, diferenciar si existe o no una lesión estructural. 

Vemos como el 70% de las lesiones (recomiendan usar el término “disorder”) son sin hallazgos en la RM en 24-48h siguientes, pero éstas producen más del 50% de las ausencias de los jugadores en sus equipos. 

Conclusión final.

Como conclusión personal mencionar que cuantas veces nos encontramos en consulta que el paciente viene con una “contractura” presente desde hace años.

Pero esa «contractura» o tensión muscular no ha sido correctamente identifica y clasificada, perdiendo así toda la potencia de un tratamiento de Fisioterapia y Osteopatía adecuado.

Por ejemplo, podrímos tener un caso en que en la exploración observamos que hay componente espinal-neural, deberíamos entocnes clasificarla como una lesión muscular 2A y, a partir de aquí, considerar la columna y el tejido neural como diana de tratamiento.

Hay que tener en cuenta que, en el paper explican que los hallazgos estructurales negativos en la columna no excluye una irritación de la raíz nerviosa, la neurodinámica podría ayudarnos en estos casos.

Personalmente me parece una clasificación útil tanto para deportistas como para no deportistas, cualquier paciente que presente un dolor muscular podría ser incluido en esta clasificación, siendo útil para determinar su tratamiento y pronóstico.

Y tú, ¿tienes una lesión muscular? ¿en qué grupo la incluirías?

¡Déjame tu respuesta en los comentarios!

Recuerda que puedes recibir visita tanto en Madrid como en Barcelona, solo tienes que pedir cita en el siguiente botón.

Fisioterapeuta en Barcelona y Madrid, Enric Gallofré

Enric Gallofré Domínguez

Fisioterapeuta y Osteópata con gran experiencia en el tratamiento de lesiones del sistema musculo esqulético y tratamiento del dolor.

Actualmente pasando consulta de Fisioterapia en Madrid y en Barcelona.

Artículos Relacionados:

Procesando…
¡Lo lograste! Ya estás en la lista.

Clínica de Fisioterapia y Osteopatía Enric Gallofré, Madrid

Dirección:
C. de Cristóbal Bordiú, 35, Oficina 111, Madrid, Madrid, 28003
Teléfono: 666248843
Correo electrónico: enricgallofre@gmail.com

Clínica de Fisioteràpia i Osteopatia Enric Gallofré

Dirección:
C/ d’Ausiàs Marc, 26, DESPATX 44, Barcelona, Cataluña, 08010 , España
Teléfono: 666248843
Correo electrónico: enricgallofre@gmail.com

Deja un comentario

Call Now Button